#ALTSASUKOAKASKE

Un día infame en Altsasu: prisión incondicional y sin fianza para los cuatro jóvenes

Los jóvenes de Altsasu han ingresado hoy en prisión, en una operación vengativa y desproporcionada. Masiva manifestación de repudio en Alsasua. Se preparan acciones solidarias en Madrid.

Josefina L. Martínez

Historiadora | Madrid

Martes 5 de junio | 17:50

Iñaki Abad, Aratz Urrizola, Julen Goikoetxea y Jon Ander Cob fueron detenidos en la mañana del martes, “arrancados del pueblo” para ser trasladados a diferentes prisiones de Madrid, por decisión de la Audiencia Nacional. Los familiares han denunciado, en un masivo acto, que se trata de un “montaje político, judicial, mediático y policial”.

“Nos han vuelto a ocupar el pueblo, han vuelto para generar rabia y dolor, volvemos a ver que la justicia no es igual para todo el mundo. Donde en unos casos hay libertad y fianzas, en el nuestro hay detenciones y encarcelaciones. Han querido volver a dar una imagen de fuerza y ocupación”, ha denunciado la portavoz de la Plataforma Idoia Goikoetxea. También ha denunciado las identificaciones, golpes y multas sobre los vecinos que se han acercado para mostrar su rechazo a las detenciones.

Después de conocerse el viernes pasado la infame sentencia en el caso de los ocho jóvenes de Alsasua, el pueblo amanecía este martes con un gran operativo de la Guardia Civil, para llevarse a cuatro de los jóvenes que permanecían hasta el momento en libertad.

Los familiares y amigos recibieron la noticia con enorme indignación, ya que se esperaba que pudieran permanecer en libertad mientras que la condena no fuera firme. Sin embargo, la Audiencia nacional consideró que había “peligro de fuga” y en una vista rápida ocurrida el mismo martes por la tarde, determinó su ingreso inmediato a prisión incondicional y sin fianza. De este modo se suman a los tres jóvenes que ya están en la cárcel desde hace más de un año y medio.

El ingreso a prisión de estos cuatro jóvenes -así como la permanencia en prisión de los otros tres- es inaudita desde el punto de vista jurídico por un crimen de lesiones como éste, donde lo más grave que ocurrió es la rotura del tobillo de un Guardia Civil. Mientras que, en casos de condenas por corrupción millonaria, como el de la esposa de Bárcenas, esta señora no ha pasado más que una noche en prisión, a los jóvenes de Altsasu los condenan a años de cárcel mientras recurren la sentencia.

El ingreso en prisión de los jóvenes cayó como una verdadera provocación en el pueblo de Altsasu, que desde hace dos años mayoritariamente viene luchando contra este montaje policial y judicial sin precedentes, en un caso donde se han vulnerado todos los derechos democráticos y procesales de los detenidos. Primero fueron acusados de terrorismo por una pelea de bar, lo que permitió que el caso fuera llevado a la Audiencia Nacional, después se impuso la prisión preventiva a tres de ellos, y finalmente, cuando la misma audiencia Nacional desestima el cargo de “terrorismo”, los condena con la pena máxima posible, hasta 13 años de prisión, por cargos de “lesiones” y “desórdenes públicos”. Si el caso nunca se hubiera caratulado de “terrorismo” y se hubiera tratado en Navarrra, sin dudas habría tenido un resultado diferente, donde no hubiera pasado de lo que fue: una pelea de bar.

Una situación inédita es que la vive uno de los detenidos, camarero de Alsasua, que fue quien grabó el video donde se desmiente la versión de la Guardia Civil, ya que allí se ve al sargento con su camisa blanca impoluta y que no pudo reconocer a los acusados, a diferencia de lo que relató posteriormente.

Las reacciones políticas no se hicieron esperar en el País Vasco. Arnaldo Otegui se manifestó en un tuit, llamando a “echar a todos los aparatos del Estado” del País Vasco.

Inmediatamente los familiares se trasladaron a Madrid para participar de la vista en la Audiencia Nacional, y al ser notificados del ingreso inmediato en prisión, convocaron a una rueda de prensa en Alsasua. Horas más tarde se producía una manifestación de emergencia que reunió a miles de personas, en una gran muestra de apoyo en la comunidad.

Finalmente, los familiares han convocado a movilizarse nuevamente de forma masiva el próximo sábado 16 de junio en Pamplona-Iruña, para desbordar las calles aún más que en la manifestación del pasado 14 de abril.

Al mismo tiempo, en Madrid se reunía con urgencia la Plataforma de Solidaridad con Altsasu de esa ciudad, en el local del sindicato Solidaridad Obrera, a metros de la Puerta del Sol. En la reunión participaron decenas de organizaciones sociales, sindicales y antirrepresivas, y se escucharon numerosas muchas voces de repudio a la sentencia y al ingreso en prisión de los jóvenes.

Desde los diferentes colectivos madrileños han acordado un plan de acciones unitario para los próximos días, campañas de difusión, ruedas de prensa, así como la propuesta de sumarse a la manifestación de Pamplona del 16 de junio, para la que habrá buses desde Madrid. También han anunciado la preparación de una gran manifestación en la capital del Estado español para el próximo sábado 23 de junio, a la que invitan a sumarse a todos los colectivos políticos y sociales que defiendan la libertad de los presos de Alsasua, bajo el lema: “Altsasu no es terrorismo. Libertad Alsasua. #ALTSASUKOAKASKE







Temas relacionados

#Altsasukoakaske   /   Altsasu   /   Iruñea-Pamplona   /   Libertades Democráticas

Comentarios

DEJAR COMENTARIO